Make your own free website on Tripod.com

Ejercicios para evitar las várices
Tonificar los músculos de las piernas mejora la circulación periférica y ayuda al retorno venoso.

Por Tesy De Biase, 

La tonicidad muscular es una aliada declarada de la estética femenina. Sus efectos, sin embargo, trascienden las fronteras de la belleza, ya que son capaces de alejar el fantasma de las várices.

“La sangre tiene que ir de las piernas al corazón y de lo superficial a lo profundo, pero cuando falla el ‘segundo corazón’, que son los músculos de las pantorrillas, el proceso se dificulta y aparecen los síntomas de la insuficiencia venosa periférica, que son sensación de pesadez, dolor, hinchazón, calambres y sensación de cansancio en las piernas”, dice Luis Navarro, director del Centro de Tratamiento de las Venas e instructor de la Escuela de Medicina del Hospital Monte Sinaí, en Estados Unidos.

El secreto es evitar que se instale la dificultad circulatoria, privilegiando “los momentos sensibles a la formación de várices, como por ejemplo los embarazos”, como explica Hernán Delmonte, profesor de educación física, cardiólogo y docente de la Fundación Favaloro.

Sin embargo, no es cualquier ejercicio el que facilita el proceso ya que ciertas prácticas deportivas son capaces de perjudicarlo. “Un trabajo de alto impacto sin el calzado adecuado, la utilización indiscriminada de complementos y un trabajo corporal mal realizado, que no incluya ejercicios de estiramiento y relajación atentan contra la salud circulatoria”, expresa Pina Beccari, kinesióloga, profesora de educación física y directora del Gimnasio PB, en Buenos Aires.

Su propuesta es caminar, andar en bicicleta y cumplir con un esquema de trabajo corporal organizado que incluya ejercicios de fuerza, seguidos siempre de estiramiento, “para tonificar sin agarrotar los músculos, ya que todo exceso es un boomerang, cuyos efectos provocan el efecto inverso al deseado. Del gimnasio hay que salir relajado y con una circulación sanguínea estimulada", dice.

Otro de los secretos es ampliar el margen de acción hasta el territorio vecino de la circulación linfática, corresponsable de la eliminación corporal de toxinas.

Para eso, es útil incluir ejercicios de rotación de los tobillos, con las piernas a 90 grados y la espalda bien apoyada en el piso.

El drenaje linfático manual es, junto con los vendajes compresivos y los ejercicios musculares el trípode capaz de actuar cuando la insuficiencia venosa es ya una enfermedad crónica, según Charles Janbon y colaboradores del servicio de angiología del Hospital Saint Eloi, en Francia.

El tema es que, cuando las válvulas venosas de las piernas pierden su elasticidad y no cumplen con su acción de sostén del flujo circulatorio, los gemelos actúan como una bomba que facilita la circulación de retorno, pero su acción no es suficiente.

“Los ejercicios que refuerzan los músculos de las pantorrillas y las medias de compresión graduada son útiles en las primeras fases del trastorno, pero una vez instaladas, las várices son irreversibles y sólo la combinación de alternativas terapéuticas puede detener el proceso de deterioro”, explica Navarro.

A su entender, los productos venotónicos como aquellos que contienen castaño de Indias son efectivos hasta que el avance de la alteración exige la intervención de la escleroterapia, que recientemente ha sumado técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, como la miniflebectomía, que se realiza con anestesia local.

Sin embargo, aún cuando no es posible implementar un programa de actividad física más intenso, los especialistas recomiendan medidas de acción básicas:

  • Realizar caminatas regularmente
  • No permanecer en la misma posición por períodos prolongados y si es indispensable estar parado por mucho tiempo, descansar el peso del cuerpo alternativamente sobre una pierna y la otra
  • Estando sentado, extender las piernas y rotar los tobillos cuantas veces sea posible
  • Dormir con las piernas más elevadas que la cabeza
  • Permanecer acostado, con las piernas levantadas a 90 grados del suelo, por lo menos diez minutos diarios


Nota de octubre de 2000